¿Y el nieto del historiador?

      No hay comentarios en ¿Y el nieto del historiador?

A sus 92 años de edad a don Israel Cavazos Garza lo que más le importaba era que su nieto estuviera en la entrega de premios, pero no llegó.

Se levantó por su cuenta y recargó el bastón sobre el atril. Se despreocupó del micrófono porque una asistente lo tomó y cuidó que siempre estuviera cerca de la boca del orador.

Miró hacia el asiento que estaba vacío y debía ocupar su nieto. Hizo saber a todos de esa ausencia. Respiró profundo y empezó su mensaje. Habló en nombre de los premiados, lúcido, lectura entendible, cuidada en su puntuación, con recuerdos de una trayectoria de servicio de 71 años. Hasta bromeó por la dificultad que tenía para pasar las hojas, sus manos y dedos temblaban. Se disculpó por “titubeos” que parecían silencios productos de la emotividad. Una sonrisa se dibujaba en su rostro. Toda su vida, como él mismo lo dijo,  libro y documento han sido su sustento.

Justo el 20 de noviembre, fecha conmemorativa del 104 aniversario de la Revolución, mientras en las calles de la ciudad de México miles de mexicanos caminaban en dirección al Zócalo solidarios con los normalistas de Ayotzinapa, en el Pedregal de San Ángel, ocho académicos que se dedican a escribir y conservar la historia eran premiados.

Imposible que los gritos de manifestantes llegaran a sus oídos como tampoco a sus ojos las imágenes de familiares de los normalistas desaparecidos; esta vez, eran protagonistas de su propia historia.

En la sede del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), en una ceremonia fundida en sencillez y formalidad, se llevó a cabo la entrega de premios a la trayectoria y a la investigación histórica.

“Hace 104 años, a las 6 de la tarde, inició la etapa maderista de la Revolución Mexicana”, recordó su directora la doctora Patricia Galeana.

Coincidencia, a la misma hora habían convocado quienes organizaron este 20 de noviembre la marcha hacia el Centro Histórico.

Unos, en el instituto, homenajeados por escribir y proteger la historia y otros, en las calles y en el Zócalo, en protesta y reclamo de justicia por acontecimientos que conmueven al país.

Escenarios distintos vinculados por hechos que hacen historia y son registrados por historiadores.

Israel Cavazos Garza recibió con emoción su premio y sólo lamentó no haber compartido ese momento con su nieto.

Los premiados:

1.- Dr. Jean Meyer Barth, premio Daniel Cosío Villegas a la trayectoria en investigación histórica sobre México contemporáneo (1968-2000).

2.- Dr. Jorge Basurto Romero, premio José C. Valadés a la trayectoria en el rescate de memorias y testimonios.

3.- Dr. Israel Cavazos Garza, premio Manuel González Ramírez a la trayectoria en el rescate de fuentes y documentos.

4.- Dra. Ángela Moyano Pahissa, premio Clementina Díaz y de Ovando a la trayectoria en historia social, cultural y de género.

5.- Dr. Alonso Domínguez Rascón, premio Ernesto de la Torre Villar en investigación histórica sobre la independencia de México.

6.- Dra. Graciela Flores Flores, premio Gastón García Cantú en investigación histórica sobre la reforma liberal.

7.- Dr. Luis Sánchez Amaro, premio Salvador Azuela en investigación histórica sobre la Revolución mexicana.

8.- Dr. Carlos Gabriel Cruzado Campos, mención honorífica premio Ernesto de la Torre Villar en investigación histórica sobre la independencia de México.

Patrimonio de candidatos

      No hay comentarios en Patrimonio de candidatos

Hay una idea que hasta ahora los partidos políticos no les gusta y es la de hacer pública la declaración patrimonial de quienes llegan a los cargos públicos; argumentan el riesgo que corren ante el problema de inseguridad en el país; temen ser víctimas de robo y secuestro.

En México no se han transparentado de esa manera ni quienes han presidido o presiden el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI);  alegan lo mismo, la posibilidad de que la delincuencia los ponga en la mira. La realidad es que la mayoría de los mexicanos está expuesto a sufrir un asalto, un robo, secuestro o hasta que le quiten la vida.

Sería ideal que antes de tomar posesión y después de terminar su gestión, la hagan pública, para tener la certeza de que no se han enriquecido en el cargo; para comparar su patrimonio con lo que entraron y salieron. Ganarían en imagen y seguro que la sociedad los apoyaría para ocupar otra responsabilidad en el servicio público si exhiben la pulcritud de su desempeño, en cualquiera de los tres poderes: ejecutivo, legislativo o judicial.

La declaración pública ni los representantes de la oposición la quieren hacer. ¿Recuerdas si un gobernador panista, perredista, o jefe de gobierno del Distrito Federal hizo pública su declaración? Igual sucede con legisladores, presidentes municipales, funcionarios de gabinete y titulares de organismos autónomos.

En España su ley de transparencia establece la obligación para los altos cargos, la publicación de su patrimonio y bienes tanto al asumir la responsabilidad como al concluirla. Hay que decir que es una legislación reciente, apenas entró en vigor en diciembre de 2013. Los políticos españoles se tardaron en aprobar la medida y todavía hay resistencias para cumplirla. Quizás en el fondo no quieren que se conozca el tamaño de su fortuna pero ser adinerado no es delito. Carlos Slim no oculta ni puede ocultar que está entre los más ricos del mundo ni vive escondido por ese motivo y su aparato de seguridad es discreto comparado con el que traen algunos funcionarios.

A la larga los políticos encontrarían ventajas de esta transparencia, desactivarían a quienes se han dedicado a sacarle provecho mediático al patrimonio de los servidores públicos. Quienes tienen una riqueza bien ganada, sin burlar ninguna ley, dormirían en paz.

El tema requiere trabajo legislativo, consenso de los partidos representados en el Congreso de la Unión para que en la ley de responsabilidades administrativas de los servidores públicos la obligación vaya más allá de entregar la declaración a los archivos de la Secretaría de la Función Pública.

Si el presidente Enrique Peña Nieto ya hizo pública su declaración, porqué los demás van a ser la excepción.

Por lo pronto se avecina una oportunidad única e inmejorable para ganar votos en las elecciones de 2015. Ojalá se den cuenta los partidos y alguno de ellos esté dispuesto y decidido a pasar la prueba. Se imaginan cómo vería la sociedad al partido que anuncie que voluntariamente todos sus candidatos van a transparentar o hacer público sus bienes y patrimonio.

¿Quién dice yo?