Ascensión de López Obrador

      1 comentario en Ascensión de López Obrador

Se ha dicho y escrito tanto sobre la Cuarta Transformación que viene, que hay expectación por saber qué va a pasar realmente. Voces a favor y en contra desde el 1 de julio cuando 30 millones de mexicanos decidieron y votaron por la propuesta de Andrés Manuel López Obrador.
Hay incertidumbre en algunos, confianza en otros. El hecho es que el mandato empieza el 1 de diciembre, no antes. Hay quienes juzgan al tabasqueño como si ya se hubiera puesto la banda tricolor en el pecho. La gente quiere resultados y será razonable darle su tiempo al nuevo gobierno. Los problemas ancestrales del país no se van a resolver de la noche a la mañana. Andrés Manuel no tiene varita mágica, solo su voluntad y perseverancia. Tres años para demostrar que la transformación va, avanza. Se ha fijado ese plazo y ha puesto sobre la mesa la propuesta para hacer efectivo la revocación del mandato, en el supuesto de que no cumpla.
La oposición hará el mismo papel, criticar todo lo que diga y haga el gobierno. No advierto que pudiera asumir una estrategia diferente ahora que la representan panistas y priístas. Lo que importará serán los hechos y estos deberán ser la prioridad de gobernantes, no entrar en un juego de dimes y diretes.
Los puntos medulares tienen que ver con seguridad, economía y combate a la corrupción. Más ingresos en las casas, mayor poder adquisitivo y mejor distribución de la riqueza nacional. Caminar, transitar por las calles, viajar en transporte público, sin temor al asalto. Realizar trámites en cualquier institución pública sin tener que pagar comisión.
Todo traducido en calidad de vida. Si la sociedad percibe esa mejoría, la siente, entonces, cualquier campaña en contra de la Cuarta Transformación o acciones para desestabilizarla, caerán en el descrédito e inoperancia. Parece increíble que haya mexicanos que busquen e intenten que los planes fracasen, en vez de ser constructivos.
Esa frase de que si le va bien a México le va bien a todos, pareciera que solo lo dicen de dientes para fuera quienes están en la oposición y cacarean buenos deseos para los que llegan al poder.
Desgraciadamente han sido mexicanos los que se afanan en meterle zancadilla a mexicanos. Defecto cíclico cultural. Contribuir al fracaso para tirarlos del poder en vez de trabajar por el bienestar anhelado para la sociedad. Los que antes criticaban, ahora van a ser gobierno y los que van a dejar de ser gobierno, ahora critican.
La diferencia esta vez es el apoyo con que llega el nuevo gobierno, como ningún otro en mucho tiempo, con la fuerza necesaria para lograr el cambio. Es la oportunidad de oro para poner por delante, de verdad, los intereses de México, por encima de ambiciones insanas.

AMLO y los empresarios

      No hay comentarios en AMLO y los empresarios

Si quieres hacer dinero, tienes que juntarte con expertos en hacer dinero. Es lo que ha decidido hacer Andrés Manuel López Obrador al nombrar asesores a varios de ellos, porque México requiere inversión, empleos, mejorar ingresos de los trabajadores. Para conseguirlo, hay que ponerse de acuerdo y escuchar a los dueños del capital. Por lo tanto, no hay que rasgarse las vestiduras por esta decisión.
Cierto, se trata de los que han hecho mucho, mucho dinero y en algún momento han sido identificados como parte de la “mafia del poder”. Son los reyes Midas mexicanos, que todo lo que tocan lo convierten en oro. No por algo México tiene a uno de los más ricos del planeta. Entonces, hay que recurrir a su capacidad para generar riqueza que vaya a más manos.
El punto está en modificar criterios para el reparto de la riqueza, entender que no se puede llevar al filo del precipicio a millones de mexicanos empobrecidos, porque por la inercia, pueden llegar a jalar a los que no les falta nada y caer todos en la profundidad del desastre.
Ahí está el riesgo, ya no pueden ni deben seguirse oponiendo a incrementar el salario mínimo, pulverizado. Hay una historia de los hombres del dinero que se cuenta frecuentemente. No me consta que sea cierta. Cualquier parecido con la realidad sería mera coincidencia. Según el pregonero, reunidos a puerta cerrada los más poderosos, uno de ellos sugirió, con el argumento de que ya habían ganado demasiado, mejorar el ingreso de los trabajadores. La reacción, casi unánime, fue que la idea era inaceptable y hasta loco llamaron al autor de la iniciativa.
Sin embargo, los más ricos, los menos ricos, los de la mediana economía y los más pobres, vamos en el mismo barco. Se hunde el barco y se hunden todos. Es lo que no se debe perder de vista.
Es quizás la reflexión de quienes integran lo que será el nuevo gobierno y por eso la decisión de llamar y contar con los más ricos. También son mexicanos y seguro que estarán dispuestos a participar en este esfuerzo, en vez de enredarse en una batalla donde ninguna de las partes ganaría.
Desde hace décadas han resuelto su problema económico, han asegurado bienestar para varias generaciones familiares. Es tiempo de que su ingenio sume fuerzas con un gobierno que quiere mejor distribución de la riqueza, atacar de raíz problemas sociales que crean condiciones adversas para la tranquilidad y paz del país.
Es lo que explica la convocatoria a Ricardo Salinas Pliego, Bernardo Gómez, Olegario Vázquez Aldir, Carlos Hank González, Daniel Chávez Vidanta, Miguel Rincón, Sergio Gutiérrez y Miguel Alemán. Como asesores, periódicamente se reunirán con el presidente López Obrador.
Y que nadie se espante si surgen nuevas diferencias, así son las relaciones humanas, pero que no se pierda el objetivo: México.