Beisbol y elección presidencial

Digan lo que digan las encuestas, la elección presidencial de julio no está resuelta. Hay quienes ya han repartido el pastel. Las posiciones de gabinete. El puntero parece inalcanzable. Sin embargo, como aficionado al beisbol, sabe muy bien que no se puede ni debe cantar victoria en tanto no caiga el último “out” del juego.

Todavía, como dicen en el argot beisbolero, ni siquiera es juego legal de cuatro entradas y media. No ha caído ni la primera entrada, porque oficialmente las campañas no han empezado. Falta terminar la etapa de precampañas. Así que, en este momento, no hay nada para nadie. Recuerden que la séptima entrada es la llamada fatídica, cuando despierta la batería de alguno de los equipos o da señales de cansancio el brazo del lanzador que tiene ventaja en la pizarra. Más vale que el público no se salga del parque o estadio, porque el juego no ha empezado. Hay afinación de estrategias, cambios de bando, envío de señales equivocadas, recriminaciones, refuerzos inesperados y reafirmación de lealtades.

Una vez que concluya la precampaña, estarán definidas las posiciones para el arranque de la campaña. Todo indica que el actual puntero, se mantendrá en el mismo sitio. Lo que faltaría por definir, sería el segundo lugar, con la misión de darle alcance al primero y vencerlo. No es tarea sencilla ni fácil, pero hay que observar lo siguiente, la coincidencia que existe entre las dos coaliciones que quieren recuperar terreno en la competencia.

Ambas rechazan al que ya fue vencido en dos ocasiones, en el 2006 y en el 2012. En el 2006 por una mínima diferencia  (.56 %) con Felipe Calderón. En el 2012, por un margen mayor (6.5 %) con Enrique Peña Nieto. Ninguno de los dos bloques y todos los intereses que representan, políticos, sociales y económicos, desean ver sentado en la silla presidencial a Andrés Manuel López Obrador. El principal temor es cobro de cuentas, la revancha.

Para ellos la prioridad es que no llegue el tabasqueño. Estarían dispuestos a sumar fuerzas para impedirlo. ¿Cómo? El que termine en segundo lugar en la precampaña, contaría con el apoyo de la otra coalición. Lo que se conoce como el voto útil. Si sumas el porcentaje de preferencias de los partidos que integran las dos coaliciones, sería suficiente para conseguir el objetivo.

Lo que te digo no es que en automático todos los militantes y simpatizantes de seis partidos vayan a votar por un mismo candidato. No. Tampoco sería una acción obvia y burda. Respondería a una estrategia debidamente estudiada y calculada, en la que no tienen cabida ni dudas ni errores, porque el más mínimo error, abriría las puertas al escenario que no desean.

El juego de beisbol es de nueve entradas, aquí no habría entradas extras o “extrainings”, porque en México no existe segunda vuelta electoral. Por eso está en marcha la estrategia contra el puntero.

Las sospechas del INE

      No hay comentarios en Las sospechas del INE

El Instituto Nacional Electoral (INE) sospecha que algo no está bien en la recolección de firmas de aspirantes a candidatos “independientes”. Hay indicios de que han utilizado identificaciones irregulares para tratar de engañar a la autoridad y obtener el registro.

Hasta ahora, por lo que el mismo INE ha revelado, es entre quienes quieren ser candidatos a diputados donde han encontrado evidencias. Por eso la denuncia para que intervenga la FEPADE.

En el caso de los que ansían la candidatura presidencial, la sospecha nace a partir de que repunta la recolección de firmas, muy por arriba del ritmo mantenido en semanas anteriores.

Por hacer una analogía, vamos a suponer que un atleta en la carrera de 5 mil metros planos, mantiene el ritmo y la velocidad en la mayor parte de la competencia para conservar el segundo o primer lugar del grupo. Cuando faltan 100 metros para la meta, duplica o triplica su velocidad, sin ningún asomo de cansancio. Gana por amplio margen. Sería explicable si en esos últimos metros se hubiera puesto unos patines o subido a una bicicleta. De no ser así, despertaría dudas por el sorpresivo e inesperado cierre. Mínimo, ese competidor tendría que someterse a exámenes médicos para averiguar si usó o no algún estimulante prohibido. Sería anormal que en la recta final corriera como si apenas empezara o a una velocidad mucho mayor.

De acuerdo con estimaciones matemáticas, basadas en el ritmo y tiempo con que han venido recolectando firmas, prácticamente era imposible que alguno cumpliera con las cifras.

Sin embargo, Jaime Rodríguez “El Bronco”, Margarita Zavala y Armando Ríos Piter, en una o dos semanas, han tenido cierre impresionante, para alcanzar con anticipación, mucho antes del vencimiento del plazo, las cifras exigidas por la autoridad electoral.

Puede ser que sus equipos hayan encontrado la fórmula para acelerar y multiplicar la recolección de firmas, nada más que esa facilidad llama la atención por el corto tiempo para lograrlo, en contra de cálculos que advertían lo complicado de llegar a la meta.

Uno de los competidores, rezagado en cifras, Pedro Ferris de Con, alertó y presentó queja, porque pudo comprobar que había venta de firmas o forma para incrementar la recopilación. Corresponderá a la autoridad indagar si hubo irregularidades.

El que los participantes pregonen que consiguieron las cifras, no hace oficial la inscripción en la boleta presidencial. Falta que el INE se cerciore que cumplieron con las disposiciones legales.