El legado de Octavio Paz

      No hay comentarios en El legado de Octavio Paz

Absorbidos por la transición política, por el paso hacia la Cuarta Transformación,el fallecimiento de Marie-Jo Paz, la viuda del Premio Nobel de Literatura Octavio Paz, autor del Laberinto de la Soledad,ha pasado prácticamente desapercibido para la opinión pública. Mucho menos se ha enterado de la extinción de la familia del famoso escritor.
Ya no hay familiares cercanos y nadie, hasta el momento, reclama el patrimonio de los Paz. Marie-Jo no dejó testamento. Corre la versión de que existe un familiar en Francia. Nada confirmado. De acuerdo con disposiciones legales, podría aspirar a la fortuna, familiar hasta de cuarto grado. Es decir, un primo hermano, sobrino nieto o tataranieto de la viuda.
Por supuesto que lo más valioso es el acervo literario de Paz, su poesía, su biblioteca, archivos y cartas que había heredado Marie-Jo. Muerta la viuda, todo indica que el Estado se quedará con el patrimonio.
Paz solo tuvo una hija de su primer matrimonio, Helena Paz Garro, quien falleció en el 2014. La hija no tuvo hijos. Su madre, Helena Garro, murió en 1998. Marie-Jo tampoco tuvo hijos, ni en su primero ni segundo matrimonio.
El proceso sucesorio no es rápido, así que el próximo gobierno podría tener la última palabra sobre el destino del legado de Paz. Debo decir que no puede haber mejor destinatario que la sociedad, para conocer más de la vida y obra del literato, sus espacios, libros y quizás textos inéditos. Es la obra del maestro lo que no se puede perder. Hay que conservarla para la posteridad, pero no bajo llave. La casa o casas que tenga pueden convertirse en museo de su misma obra. Seguro que el mundo de las letras estará interesado en tener la oportunidad de saber más sobre el nobel mexicano.
La familia se ha extinguido, pero la obra sobrevive y sobrevivirá. Polvo eres y en polvo te convertirás, dice la sentencia bíblica para todos los humanos. Los Paz no han sido la excepción.
Marie-Jo no heredó ni a sus asistentes, los que la auxiliaban en sus actividades cotidianas. Evidentemente, hacer un testamento, nunca formó parte de sus planes. No fue preocupación.
¿Existirá y aparecerá el familiar francés? ¿Si apareciera podría demostrar su lazo consanguíneo?
Nada mejor que el legado del escritor mexicano se quede en México. Y no únicamente que se quede,  sino que se entregue y que de verdad se ponga a disposición del pueblo.
En este caso, el pueblo debe ser el heredero de esta joya de la cultura.

Presidenciables para 2024

A diferencia de lo que ha sucedido en otros sexenios, esta vez la carrera por la sucesión no empezará el 1 de diciembre, día en que toma posesión el nuevo presidente.
Ya arrancó, el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador hasta en eso ha modificado las prácticas políticas en México. Adelantar cinco meses los nombres de su gabinete y al triunfar en las elecciones, podemos decir que el 1 de julio fue el banderazo de salida.
Sin embargo, las figuras para el relevo en el 2024, no únicamente están en el gabinete ni la plataforma de lanzamiento es solo el nivel de secretaría. Se ha anticipado que Tatiana Clouthier ocupara la subsecretaría de Derechos Humanos en Gobernación. Ella fue la coordinadora de campaña del candidato ganador y es hija del extinto Manuel J. Clouthier. Ha sido legisladora y participante en diversas organizaciones sociales. Esta vez se suponía que iría a la Cámara de Diputados como coordinadora del grupo de Morena, pero fue invitada por López Obrador al equipo que manejará la política interior. Su padre fue hombre bragado, valiente, quiso ser presidente de México. Peleó por sus ideales y murió en extraño accidente de carretera. Tatiana viene de esa madera y dio su primera muestra al referirse al controvertido nombramiento de Manuel Bartlett en la Comisión Federal de Electricidad. Simplemente dijo que había otros mejores prospectos para dicho cargo. Y que conste que en estos momentos, no cualquiera, dentro del equipo ganador, se atrevería a disentir del tabasqueño. Por lo pronto Tatiana apoyará a la ministra en retiro Olga Sánchez Cordero, quien tendrá la titularidad en la Segob.
Yeidckol Polevnsky ha caminado y camina del brazo del tabasqueño. Está al frente del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Tiene formación empresarial. Dirigió la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra). Ha sido senadora. Candidata al gobierno del Estado de México. Ha demostrado que le sabe a la política y en esta materia es quizás ya la mujer más poderosa en nuestro país. Hábil para la negociación.
Ricardo Monreal Ávila tampoco está en el gabinete. Va al senado y es un hecho que coordinará a sus compañeros de partido. Ha sido priísta y perredista. Tiene carrera política-polìtica. Trayectoria como diputado, senador, gobernador y jefe delegacional. Supo actuar con prudencia cuando las encuestas de Morena lo dejaron fuera de la competencia para la candidatura por el gobierno de la Ciudad de México.
Marcelo Ebrard es otro con perfil político-político. Formado al lado de Manuel Camacho Solís. Al igual que su maestro, tiene en mente la presidencia de la República. Intentó ser candidato por el PRD en el 2012. Aceptó las encuestas internas que favorecieron a López Obrador. Ha militado en el PRI, PRD y Centro Democrático. Hoy es morenista. Pasó apuros políticos en el sexenio que está a punto de terminar porque le atribuyeron la filtración de la famosa Casa Blanca en las Lomas de Chapultepec. Fue subsecretario de Relaciones Exteriores cuando su maestro y amigo Camacho ocupó la cancillería. Ebrard será canciller a partir de diciembre.
Alfonso Durazo aprendió como secretario particular de Luis Donaldo Colosio. Hábil para las relaciones públicas con los medios. Estudioso. Es el próximo secretario de Seguridad Pública. También fue secretario particular del panista Vicente Fox. Ha sido diputado y senador.
Son los cinco perfiles que irían por delante.
A la lista podrían agregarse Esteban Moctezuma, quien despachará como secretario de Educación Pública y fue secretario de Gobernación en el gobierno de Ernesto Zedillo; la ministra en retiro Olga Sánchez Cordero, por la posición de titular en la Segob; y Claudia Sheinbaum, como jefa de gobierno de la Ciudad de México.