La Navidad de la poeta

Internacional
Typography

cantores foto completa

Es la voz de una mamá orgullosa de su hijo. Se desvive por contar la historia. Pedro formó parte de Los Niños Cantores de Viena. Episodio mágico. Imborrable de la mente de la poeta Aura María Vidales. Lo recuerda como si fuera ayer. Fue en diciembre, en Austria, cuando lo vio cantar por primera vez en ese selecto grupo de infantes. Abrieron el concierto con Noche de Paz.

Para armar esta historia, platiqué con ella en tres ocasiones. Es la fuente del relato. Detallista, sil olvidar pormenores. Ansiosa de revivir el episodio, cautivador, emblemático.

“¡No puedo dejar esta voz en una estudiantina!”. Su propia expresión la alentó para buscar la forma de que su hijo fuera escuchado por maestros de la escuela vienés, aceptado.

Las fotos (actuación en Japón) que ilustran el relato las recibí justo en vísperas de la Navidad, a punto de apagar la computadora y meterme de lleno a los preparativos de la cena familiar, en casa.

¿Escribir o no escribir el texto? El dilema. Ya había elaborado otro al ver que no llegaban las fotos. Era el ofrecimiento de la madre. Descubrí tarde en el teléfono una llamada suya y la grabación con el aviso de su envío.

Resolví que tenía que mantener encendida la computadora y escribir. La historia lo vale. Consideré el esmero de la poeta por narrar su orgullo maternal, por supuesto con el consentimiento de su hijo Pedro, quien hoy está próximo a culminar sus estudios de abogado.

Historia apropiada para contarla en Navidad, ejemplo a seguir, una poeta decidida a que el talento de su hijo no quedara en la estudiantina de la escuela. Lo consiguió. Permanente satisfacción. Ansiosa de reproducir glorioso pasaje de su vida, como madre.

Ejemplo de perseverancia. Jamás se rindió. Pensó en su hijo y en México. De lo que pueden ser capaz los mexicanos cuando deciden ir adelante. No doblarse ante la adversidad. Sin arredrarse ante las dificultades. No perder de vista el objetivo. Triunfar.

Estaba consciente de la extraordinaria voz de su hijo, no era común. Descubrió el encanto cuando acudió a un festival escolar. El aplauso de los padres de familia por la voz de su hijo, la conmovió.

Desde ese momento resolvió que estaba obligada a llevar a Pedro a otros niveles de la música.

En el Coro de la Catedral de la Ciudad de México lo aceptaron sin chistar. Después se enteró de la convocatoria para ingresar al Coro de Niños y Jóvenes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). También lo recibieron. Estaba cerca el reto mayor. Supo que Los Niños Cantores de Viena realizaban gira en nuestro país. Indagó en que hotel se hospedaban. Buscó al maestro, al director del grupo coral. Los atendió pero no escuchó al niño. Por la insistencia de la madre, concedió que lo oiría cantar antes de la actuación en la sala Nezahualcóyotl. Lo sorprendió la voz. Recomendó a la mamá llevarlo a Viena, para que hiciera el examen, como muchos niños, indispensable para saber si tenía las cualidades de excelencia y entonces ser admitido.

La maestra del coro de la UNAM lo preparó. La mamá lo acompañó en el viaje. La evaluación comprendía varios días. Por fin la esperada noticia. Pedro había sido aprobado. Lo primero que hicieron fue buscar un teléfono y llamarle a la maestra para informarle del resultado. Todos felices.

Pedro se quedaría internado en la escuela en Viena. Sabía hablar inglés. Aprendió alemán. No lloró cuando su mamá tuvo que regresar a México.

En la escuela hay niños de 10 a 15 años, divididos en cuatro grupos. Promedio de 22 niños por cada grupo. Hay representantes de diversos países. Pedro no ha sido el único mexicano que ha formado parte de dicho coro. Están los nombres de Antonio López e Iván Reséndiz. Recorren el mundo como integrantes de Los Niños Cantores de Viena.

La historia de hoy tiene el ingrediente adicional de la vehemencia materna, Aura María Vidales, la poeta, con la navidad que más recuerda.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Arturo Zárate Vite

 

 

Es licenciado en periodismo, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con mención honorífica. Se ha desempeñado en diversos medios, entre ellos, La Opinión (Poza Rica, Veracruz) Radio Mil, Canal 13, El Nacional, La Afición y el Universal. Más de dos décadas de experiencia, especializado en la información y análisis político. Ejerce el periodismo desde los 16 años de edad.

Premio Nacional de Transparencia otorgado por la Secretaría de la Función Pública, IFE, Consejo de la Comunicación, Consejo Ciudadano por la Transparencia e Instituto Mexicano de la Radio. Su recurso para la protección de los derechos políticos electorales del ciudadano logra tesis relevante en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con el fin de conocer los sueldos de los dirigentes nacionales de los partidos.

Además, ha sido asesor de la Dirección General del Canal Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y Coordinador General de Comunicación y Proyectos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Es autor del libro ¿Por qué se enredó la elección de 2006, editado por Miguel Ángel Porrúa.