Los "ET" del Palacio de Minería

Ciudad de México
Typography

Aunque te parezca increíble, hay Extra-terrestres (ET) en el Palacio de Minería, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.
Es fascinante saber que en su entrada, hay cuatro meteoritos ferrosos, metales extraterrestres que llegaron del espacio a la tierra hace miles de años.
Hay gente que cuando visita el lugar pregunta:
“¿Son copias o son de a de veras?”2 palaacio de minería
¿Te imaginas copias de metales que pesan, uno, 800 kilos; otro, ocho toneladas; el tercero, diez toneladas y, el cuarto, 14 toneladas. Todos de fierro, con sus formas, tamaños y posiciones diferentes; imposible hacer copias.
Los meteoritos vienen del espacio, se desplazan a una gran velocidad, una velocidad estimada de 70 mil kilómetros por hora. Los F5 que tiene la Fuerza Aérea Mexicana pueden volar a mil 200 kilómetros por hora.
Da una idea de lo que significan 70 mil kilómetros por hora, velocidad a la que desciende un meteorito.
Los meteoritos al entrar a la atmósfera se convierten en bolas de fuego que se van desintegrando.
A veces resulta difícil entender y aceptar que en el Palacio de Minería están los meteoritos a la mano de cualquier persona. Meteoritos que puedes tocar. Y lo que tocas, que no te quede la menor duda, son ET, vinieron de algún lugar del espacio, piezas extraterrestres.
En el Palacio de Minería, de los cuatro meteoritos, hay uno muy especial, por la forma que tiene. Único en el mundo, en forma de v de la victoria. Es la forma que adquirió al entrar a nuestro planeta. Pesa 10 toneladas, fue encontrado en Chihuahua, en un lugar llamado el Morito. Por eso tiene ese nombre: El Morito.
Hay un ingrediente más sobre este meteorito. Es el hecho de que tiene una leyenda escrita. Nadie sabe quien la escribió.
Parece increíble que ese personaje anónimo haya escrito sobre el meteorito metálico. No es nada fácil. Había que suponer que echó a perder o rompió varios cinceles.
¿Y qué dice esa leyenda escrita sobre el meteorito?
“Solo dios con su poder, este fierro deshará, porque en el mundo no habrá quien lo pueda hacer.”
Es el encanto de lo meteoritos, un tesoro Extra-terrestre (ET) del Palacio de Minería, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, en la calle de Tacuba.
Pero no es todo lo que se puede ver.
El palacio empezó a construirse a finales del siglo XVIII y fue terminado en el XIX. Es patrimonio de a humanidad, hecho de cantera, estilo neoclásico; obra del ingeniero español Manuel Tolsá3 palacio de minería
Su patio principal está protegido en el techo con un acrílico que pesa tres toneladas. Le llaman “Velaria” porque tiene la forma de la vela de un barco. Se instaló en el 2002. Cubierta artística que adorna y proteger el edificio, evita el ingreso de aves que pudieran dejar su excremento, que es como ácido para el concreto.
El Palacio de Minería es una obra ejemplar de la ingeniería.
Ahí funcionó la Primera Escuela de Ingeniería de América.
Hay dos lugares que no se deben dejar de visitar en el Palacio de Minería:
Su capilla dedicada a la Virgen María, a la Guadalupana, donde en ocasiones se realizan misas de agradecimiento de los estudiantes que terminan su carrera de ingeniería.
El otro sitio es el llamado salón de actos. Tiene como figura central el Águila Republicana, lugar utilizado para eventos culturales y políticos.
El Palacio de Minería ha sido visitado por figuras como el ex presidente de los Estados Unidos, William Clinton. Visita muy recordada por los empleados porque Clinton permaneció media hora en la biblioteca, consultó un libro, aunque no se pudo conocer el título porque por razones de seguridad, lo dejaron solo en dicho sitio.
Otros personajes que tienen registro de visita en el Palacio de Minería son los Premios Nobel de Literatura Mario Vargas Losa, Octavio Paz, Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez, protagonistas de las ya tradicionales Ferias del Libro en el Palacio de Minería.
Lo que te he contado, es apenas una mínima parte de lo que puedes admirar.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Arturo Zárate Vite

 

 

Es licenciado en periodismo, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con mención honorífica. Se ha desempeñado en diversos medios, entre ellos, La Opinión (Poza Rica, Veracruz) Radio Mil, Canal 13, El Nacional, La Afición y el Universal. Más de dos décadas de experiencia, especializado en la información y análisis político. Ejerce el periodismo desde los 16 años de edad.

Premio Nacional de Transparencia otorgado por la Secretaría de la Función Pública, IFE, Consejo de la Comunicación, Consejo Ciudadano por la Transparencia e Instituto Mexicano de la Radio. Su recurso para la protección de los derechos políticos electorales del ciudadano logra tesis relevante en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con el fin de conocer los sueldos de los dirigentes nacionales de los partidos.

Además, ha sido asesor de la Dirección General del Canal Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y Coordinador General de Comunicación y Proyectos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Es autor del libro ¿Por qué se enredó la elección de 2006, editado por Miguel Ángel Porrúa.