El palacio donde se quitó la vida un poeta, por amor

Ciudad de México
Typography

Esta “Historia de Palacio” te va encantar: un poeta que por amor se quitó la vida en el palacio que se construyó para sede del Tribunal de la Santa Inquisición y que hoy funciona como Museo de la Medicina Mexicana, ubicado en la plaza de Santo Domingo, en Brasil 33, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.
Por amor se quitó la vida el poeta Manuel Acuña, a la edad de 24 años.
Manuel estaba enamorado de Rosario de la Peña, su musa, a quien le compuso el poema Nocturno a Rosario, que empieza de la siguiente manera, seguro que lo recuerdas:
”Yo necesito decirte que te quiero, decirte que te adoro con todo el corazón…”
Su final es una expresión que pone por delante el amor maternal:
“…y en medio de los dos, mi madre como un Dios”.
Una vez que el palacio del Tribunal de la Santa Inquisición de la entonces llamada Nueva España se transforma en la escuela de medicina, ahí decide estudiar el poeta Manuel Acuña.
Había internado en el palacio y Manuel vivió en la habitación número 13, para muchos número de suerte, para otros, todo lo contrario.
El poeta era enamoradizo, tenía como musa a Rosario de la Peña, pero también sostenía relaciones con Celedonia, una mujer que vivía de lavar ropa y, con la poeta Laura Méndez tuvo un hijo.
Rosario se enteró del engaño y rompió relaciones con Manuel Acuña, joven muy apasionado, nervioso e impulsivo; con sus palabras trataba de conquistar y enamorar a Rosario.
No la llamaba por su nombre, en su lugar, le decía:
“Mi santa prometida”.
Hay historiadores que atribuyen el suicidio a ese rompimiento.
Manuel tomó cianuro para quitarse la vida.
Dejó una nota póstuma en la que libera de toda culpa a su musa Rosario; la breve nota decía:
“Lo menos sería entrar en detalle sobre la causa de mi muerte, pero no creo que le importe a ninguno, basta con saber que yo mismo soy el culpable”.
Joven y gran poeta mexicano, se quitó la vida en el palacio que se construyó para sede de la Santa Inquisición, en el Siglo XVIII.
Un palacio que también tiene leyendas de fantasmas, que se han difundido de boca en boca.
El origen de las leyendas viene del pasado negro del Tribunal de la Santa Inquisición, porque ahí se encarcelaba, juzgada, torturaba y dictaba sentencia de muerte a los que blasfemaban o eran herejes, que no creían en dogmas religiosos.
Según cifras de historiadores, murieron en la hoguera medio centenar de personas.
Hay vecinos de la zona de Santo Domingo que aseguran que por la noche todavía se escuchan quejidos y lamentos; una mujer que pide a gritos cristiana sepultura. Otros, juran haber visto el fantasmas de un decapitado.
Leyendas de palacio.
Después de que funcionó como Tribunal de la Santa Inquisición, nadie quería comprarlo, por miedo a su pasado.
Fue sede temporal del arzobispado, sede de la Lotería Nacional, de una escuela primaria, de un cuartel militar, hasta que se convirtió en la Escuela de Medicina.
Como escuela de medicina funcionó casi cien años.
En1980 se inaugura como Museo de la Medicina Mexicana, para conservar la historia de la medicina prehispánica hasta la de nuestros días.
Esta es la historia del palacio que se construyó para ser sede del Tribunal de la Santa Inquisición y donde, por amor, se quitó la vida el poeta Manuel Acuña.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Arturo Zárate Vite

 

 

Es licenciado en periodismo, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con mención honorífica. Se ha desempeñado en diversos medios, entre ellos, La Opinión (Poza Rica, Veracruz) Radio Mil, Canal 13, El Nacional, La Afición y el Universal. Más de dos décadas de experiencia, especializado en la información y análisis político. Ejerce el periodismo desde los 16 años de edad.

Premio Nacional de Transparencia otorgado por la Secretaría de la Función Pública, IFE, Consejo de la Comunicación, Consejo Ciudadano por la Transparencia e Instituto Mexicano de la Radio. Su recurso para la protección de los derechos políticos electorales del ciudadano logra tesis relevante en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con el fin de conocer los sueldos de los dirigentes nacionales de los partidos.

Además, ha sido asesor de la Dirección General del Canal Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y Coordinador General de Comunicación y Proyectos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Es autor del libro ¿Por qué se enredó la elección de 2006, editado por Miguel Ángel Porrúa.