Misterios del Palacio de Bellas Artes

Ciudad de México
Typography

Amigos que viven en los Estados Unidos de América, de vacaciones en la Ciudad de México, se quedaron con la boca abierta cuando a bordo del Turibús pasaron frente al Palacio de Bellas Artes.
Fue lo que más les impresionó de su recorrido, la majestuosidad del Palacio, del que se pueden contar miles de historias.
Su construcción empezó a principios del siglo pasado. La idea era terminarlo en cuatro años y se tomaron 30 años. La obra tuvo que suspenderse por la Revolución.
Esta vez, caminamos por sus intestinos, por sus rincones.
Seguro que muy pocos saben que ahí está la lápida de la dueña de la casa que existía en el lugar. Ahí enterraron a doña Catalina López. La exhumaron, pero dejaron la lápida.

EL TELÓN PESA 22 TONELADAS

En el Palacio de Bellas Artes también hay que admirar el telón que tiene el escenario. Refractario, a prueba de fuego, contra incendios, para proteger al público. Pesa 22 toneladas.
Hecho en Nueva York por la famosa marca Tiffany, una combinación de metal y vidrio. Al frente tiene dibujado los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl.
No hace ningún ruido al subir o bajar. Cuenta con un mecanismo especial de contrapesos y amortiguadores. Es una maravilla, no hay nada igual en el mundo.

EL PALCO PRESIDENCIAL

Otro punto relevante del Palacio es su palco presidencial. Por protocolo, solo puede ser utilizado por el presidente.
Tiene al frente en metal el escudo nacional; cuenta con 10 lugares, las sillas son de metal cromado, acojinadas y tapizadas en forro rojo.
En los últimos tiempos el presidente que más ha ocupado el palco ha sido Vicente Fox, un promedio de tres a cuatro veces por año, según información proporcionada por Daniel Juárez Mellado, de Relaciones Públicas de Bellas Artes.
Cuando la esposa va sola al palacio, no le abren el palco presidencial, le asignan un anexo.
Hubo quien se encariñó con el palco, doña Carmen Romano, esposa de José López Portillo.
Una vez que terminó el sexenio, fue y pidió palco para ver y escuchar un concierto musical. No se lo dieron. La ubicaron en una butaca de la planta baja.
Otro detalle es la rechifla que recibió Felipe Calderón en Bellas Artes, porque llegó tarde a la cancelación de un timbre postal.

SUCESO CASI TRÁGICO

El 17 de febrero de 2019, durante el concierto dominical del cantante español Joan Manuel Serrat, un adulto de aproximadamente setenta años, alto, 1.90 m. de estatura, cabello entrecano, llegó acompañado de jovencita veinteañera. Bajita, 1.60 m. de estatura. Llamaba la atención por su belleza. Vestía todo de negro.
A los 15 minutos del concierto, el adulto parecía dormido, con la cabeza agachada. Así estuvo en todas las canciones de Serrat, mientras el resto del público se levantaba para aplaudir al artista.
La acompañante, la bella dama, se fue a la media hora, sin hacer el menos intento por despertar al maduro varón.
Cuando terminó el concierto y las luces se encendieron, no se movía. La gente empezó a gritar y solicitar los servicios de un médico. Dos médicos lo revisaron, sus signos vitales no respondían.
Los paramédicos de Bellas Artes llegaron y se lo llevaron de inmediato a su módulo de emergencias.
Por fin recobró el conocimiento. Su cuerpo había sido víctima del exceso de alcohol.
Llamaron a su familia por teléfono.
La esposa fue por él, pero no con la rapidez deseada por el personaje alcoholizado. Fue por él, tres horas más tarde.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Arturo Zárate Vite

 

 

Es licenciado en periodismo, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con mención honorífica. Se ha desempeñado en diversos medios, entre ellos, La Opinión (Poza Rica, Veracruz) Radio Mil, Canal 13, El Nacional, La Afición y el Universal. Más de dos décadas de experiencia, especializado en la información y análisis político. Ejerce el periodismo desde los 16 años de edad.

Premio Nacional de Transparencia otorgado por la Secretaría de la Función Pública, IFE, Consejo de la Comunicación, Consejo Ciudadano por la Transparencia e Instituto Mexicano de la Radio. Su recurso para la protección de los derechos políticos electorales del ciudadano logra tesis relevante en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con el fin de conocer los sueldos de los dirigentes nacionales de los partidos.

Además, ha sido asesor de la Dirección General del Canal Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y Coordinador General de Comunicación y Proyectos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Es autor del libro ¿Por qué se enredó la elección de 2006, editado por Miguel Ángel Porrúa.