Cruz Azul es mal ejemplo para México

Política
Typography

Cruz Azul es uno de los equipos grandes del futbol mexicano, al menos de nombre y fama. También por los recursos de que dispone para hacer contrataciones de jugadores y entrenadores, nacionales y extranjeros.
Sin embargo, a pesar de la historia que lo llevó a ser considerado uno de los grandes, está convertido en un equipo que da vergüenza, con jugadores que no sudan la camiseta.
El término “cruzazulear” se lo ha ganado a pulso. De seguir así, la Real Academia Española podría considerar incluir el término en su diccionario, para definir a quienes nunca logran su objetivo o que siempre se quedan cerca del triunfo o pierden en el último minuto, en los últimos momentos del juego.
No ha podido vencer ni a uno de los equipos que más derrotas ha sumado en el mundo de manera consecutiva, el Veracruz, que solo con dinero ha podido mantenerse en la principal liga del futbol. Es más, el Cruz Azul estuvo a punto de perder con los “Tiburones rojos”.
México, como país, también con vastos recursos naturales que ya quisieran potencias como Japón, Francia o Alemania, hasta ahora no ha podido llevar a la mayoría de sus habitantes a una mejor vida.
Ha pasado por expresiones optimistas de gobiernos que lo invitaban a prepararse para administrar la abundancia o para estar a la altura de las naciones de primer mundo.
Ha “cruzazuleado”.
El equipo de futbol Cruz Azul ha cambiado entrenadores y contratado nuevos jugadores, sin alcanzar el éxito. El único que sigue siendo el mismo es el dueño.
México, ha elegido presidentes que no han cumplido sus promesas, cambiado de partidos en el poder. Ojalá que a la cuarta, ya no fue a la tercera, sea la vencida.

Arturo Zárate Vite

 

 

Es licenciado en periodismo, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con mención honorífica. Se ha desempeñado en diversos medios, entre ellos, La Opinión (Poza Rica, Veracruz) Radio Mil, Canal 13, El Nacional, La Afición y el Universal. Más de dos décadas de experiencia, especializado en la información y análisis político. Ejerce el periodismo desde los 16 años de edad.

Premio Nacional de Transparencia otorgado por la Secretaría de la Función Pública, IFE, Consejo de la Comunicación, Consejo Ciudadano por la Transparencia e Instituto Mexicano de la Radio. Su recurso para la protección de los derechos políticos electorales del ciudadano logra tesis relevante en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con el fin de conocer los sueldos de los dirigentes nacionales de los partidos.

Además, ha sido asesor de la Dirección General del Canal Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y Coordinador General de Comunicación y Proyectos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Es autor del libro ¿Por qué se enredó la elección de 2006, editado por Miguel Ángel Porrúa.