Movimiento Ciudadano, Edomex y 2024

Política
Typography

En el Estado de México se verá el alcance de la alianza “Va por México” y lo que puede esperar para elección presidencial en el 2024.
No es tan sencillo sumar voluntades y menos cuando cada uno de los partidos cree tener la mejor propuesta para ganar el proceso y evitar que Morena conquiste la entidad que más electores tiene en el país (12 millones).
Todo indica que Movimiento Ciudadano (MC), partido al que no le gustan las malas compañías, no se sumará a la alianza porque considera que su senador Juan Zepeda es el mejor posicionado para ganar la mayoría de los votos, basado en el porcentaje que alcanzó en la competencia de 2017 y sus actuales estimaciones.
Hace casi seis años, con la camiseta del Partido de la Revolución Democrática, Zepeda ocupó el tercer lugar con el 17.84 % de los votos, por debajo de Defina Gómez que llegó a 30.78 % y Alfredo del Mazo, actual gobernador, con 32.4 %.
Como se observa en los porcentajes, Delfina lo superó por más de 10 puntos y en esa ocasión Zepeda era perredista. Si bien el candidato es clave para ganar el proceso, sería un error ignorar que cada partido tiene lo que se llama “voto duro”, seguidores leales, en las buenas y malas, que no se van a ir en automático con quien decidió incorporarse a otra fuerza política, como sería el caso de quien ahora trae puesta la camiseta naranja.
Además, lo dice y lo repite, MC prefiere competir solo que mal acompañado, sobre todo cuando por su cuenta ha conseguido importantes triunfos en los estados de Nuevo León y Jalisco. Nada más que no se debe perder de vista que la alianza, para cualquier competidor idóneo, significa incrementar las posibilidades de lograr mejor resultado o ganar el proceso. Está probado.
Si decide ir solo en el Edomex, sería clara señal de lo que haría el partido de Dante Delgado para 2024, no se va a juntar con la triada PRI-PAN-PRD. Apostaría a encontrar o nominar el candidato más popular dentro de sus filas, al que esté más en el ánimo de la población, según encuestas.
Sin embargo, de no ganar Edomex con Zepeda el próximo año, Dante podría reconsiderar lo que haría MC en 2024, aunque no dejaría de tomar en cuenta el desgaste de sus potenciales aliados.
Por lo pronto, para el 2023, Morena está convertido en el partido a vencer, de otra manera no se entendería la preocupación y empeño de los adversarios por cuajar la alianza.
Cierto que el PRI ganó la pasada elección con Alfredo Del Mazo y supondría que con un buen candidato o candidata podría repetir. La diferencia está en que ya no contaría con el apoyo de la presidencia que era ocupada por el mexiquense Enrique Peña Nieto.
Las condiciones han cambiado. Por eso el PAN y PRD tendrían derecho a pedir que su respectivo candidato abandere la alianza. No estarían convencidos de que el PRI es mano por el hecho de que gobierna del Mazo.
Primero deberán ponerse de acuerdo en el nombre del candidato. Si se guían por las encuestas, las propuestas del Revolucionario Institucional y Acción Nacional estarían en cerrada disputa por la nominación.
Lo que se ve lejano y hasta imposible es que decline el candidato de MC y se sume a la tríada.
Igual, tampoco se mira factible que la tríada resuelva sumarse a la candidatura de Juan Zepeda.

Arturo Zárate Vite

 

 

Es licenciado en periodismo, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con mención honorífica. Se ha desempeñado en diversos medios, entre ellos, La Opinión (Poza Rica, Veracruz) Radio Mil, Canal 13, El Nacional, La Afición y el Universal. Más de dos décadas de experiencia, especializado en la información y análisis político. Ejerce el periodismo desde los 16 años de edad.

Premio Nacional de Transparencia otorgado por la Secretaría de la Función Pública, IFE, Consejo de la Comunicación, Consejo Ciudadano por la Transparencia e Instituto Mexicano de la Radio. Su recurso para la protección de los derechos políticos electorales del ciudadano logra tesis relevante en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con el fin de conocer los sueldos de los dirigentes nacionales de los partidos.

Además, ha sido asesor de la Dirección General del Canal Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y Coordinador General de Comunicación y Proyectos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Es autor del libro ¿Por qué se enredó la elección de 2006, editado por Miguel Ángel Porrúa.