¿Por quién votar en el 2021?

INE
Typography

Para las elecciones del próximo año se estima que habrá casi 95 millones de ciudadanos en el listado nominal.
Estarán en juego 21 mil 368 cargos en México, entre ellos 15 gubernaturas, 500 diputaciones federales y mil 63 diputaciones locales.
Viene el cobro de cuentas por parte de la sociedad a los gobiernos que no han cumplido. Los hechos y no los dichos son los que van a contar, a favor o en contra de candidatos y partidos.
A estas alturas, después de varias experiencias de alternancia, hay ilusos que creen que todavía se puede engañar a la población.
En 1988 el entonces partido en el poder gastó lo inimaginable en su campaña presidencial, la oposición no existió para la mayoría de los medios. A pesar de ello, muchos buscaron y votaron por una oferta diferente. El proceso dejó la duda de si el sistema cayó o calló ante la avalancha de votos a favor del candidato opositor. Incluso, la misma Comisión Federal Electoral (organismo de gobierno encargado de organizar elecciones), que presidía Manuel Bartlett, admitió que no era posible saber con certeza, el día de la jornada electoral, quién había ganado la contienda. El comunicado de la CFE fue minimizado en periódicos, radio y televisión. Optaron por manejar las cifras proporcionadas por el partido gobernante.
En el 2000, ya con un organismo ciudadano (IFE) responsable de la organización de las elecciones, llegó la alternancia al poder con Vicente Fox. El voto de castigo de la sociedad se hizo efectivo. Para entonces la pluralidad en los medios era manifiesta, por ley, todos los partidos y sus candidatos tenían espacio para difundir sus actividades.
Pronto vino el desencanto al incumplir Fox su ofrecimiento de limpiar la administración pública. El resultado de la elección de 2006 se cerró, mínima la diferencia para el ganador. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación llegó a considerar la anulación del proceso por el involucramiento del mandatario en turno para tratar de favorecer al candidato de su partido. Felipe Calderón tuvo que entrar por la puerta de atrás del recinto legislativo de San Lázaro para rendir protesta como presidente.
En el 2012, regreso del PRI al poder con Enrique Peña Nieto, ante una izquierda desgastada seis años atrás por sus desfiguros y protestas como cerrar Paseo de la Reforma y un calderonismo sin poder controlar la violencia. Se suponía que los priístas habían aprendido la lección, pero no, volvieron a caer en excesos.
La sociedad, harta, optó en el 2018 por el México que le ofreció el movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador. Le dio 30 millones de votos al ganador.
Desafortunadamente, hasta la fecha, ninguno de los gobiernos alternativos ha cumplido. Viene el voto de castigo. Y también la pregunta: ¿Por quién votar en el 2021?

Arturo Zárate Vite

 

 

Es licenciado en periodismo, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con mención honorífica. Se ha desempeñado en diversos medios, entre ellos, La Opinión (Poza Rica, Veracruz) Radio Mil, Canal 13, El Nacional, La Afición y el Universal. Más de dos décadas de experiencia, especializado en la información y análisis político. Ejerce el periodismo desde los 16 años de edad.

Premio Nacional de Transparencia otorgado por la Secretaría de la Función Pública, IFE, Consejo de la Comunicación, Consejo Ciudadano por la Transparencia e Instituto Mexicano de la Radio. Su recurso para la protección de los derechos políticos electorales del ciudadano logra tesis relevante en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con el fin de conocer los sueldos de los dirigentes nacionales de los partidos.

Además, ha sido asesor de la Dirección General del Canal Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y Coordinador General de Comunicación y Proyectos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Es autor del libro ¿Por qué se enredó la elección de 2006, editado por Miguel Ángel Porrúa.