Empresas de éxito en la Pandemia

Salud
Typography

En río revuelto también hay pescadores que ganan, no todos regresan a casa con las manos vacías.
La pandemia ha fulminado a empresas medianas y pequeñas, sobre todo. No hay quien aguante medio año o más sin recibir ingresos. Incluso, algunas se anticiparon y desde el primer momento, cuando se desató el virus, resolvieron cerrar puertas, como si hubieran imaginado lo que se avecinaba.
Muchas trataron de resistir, con la esperanza de que se ahuyentara el virus o se encontrara el remedio para aniquilarlo. No ocurrió ninguna de las dos cosas. La consecuencia fue la inevitable quiebra.
También hay quienes han encontrado la forma de sobrevivir, darle un giro a su servicio, llevar el producto a domicilio, con menores ingresos o clientes, aunque sin dejar de percibir al menos lo del día.
Algunas han visto multiplicadas sus ganancias. Por ejemplo, las cadenas de farmacias. Está a la vista de todos, incremento de compradores de medicamentos. Lo ideal sería al revés, con menos enfermos, más gente sana. Por desgracia, encerrados, sin actividad normal, mayor riesgo de perder salud. Hospitales privados y laboratorios, en particular los segundos, han incrementado su número de usuarios y pacientes.
Las empresas de mensajería o paquetería, también se han visto favorecidas, más compras en línea o por Internet. Igual los servicios de Zoom o Meet para videoconferencias. El valor de la empresa Zoom ya supera los 120 mil millones de dólares. Amazon ha aumentado su número de empleados, ya anda por arriba del millón. Seguro que Netflix tiene muchos más suscriptores, por sus películas.
En materia de comunicación, sufren medios impresos, con reducida publicidad oficial y comercial. Por eso ahora le apuestan a vender espacios o reportajes especiales a través de la página digital. Ojalá funcione. Lo peor es más despidos, cierres parciales o totales. Hasta ahora, todos se mantienen. La televisión empieza a recobrar anuncios y hay canales que han regresado a la normalidad comercial, previa a la pandemia.
Plazas comerciales, cines, restaurantes, centros recreativos, gimnasios, con actividad limitada. Su recuperación económica va para largo. Mercados sobre ruedas con mucho menos ventas y clientes.
Lo de hoy es el trabajo en casa. Es una medida obligada que ha favorecido economía de empresas, al gastar menos luz, agua y otros servicios, necesarios para el funcionamiento de oficinas.
En las escuelas también hay ahorros. Lo malo es que no hay certeza de que la enseñanza en línea haya igualado y mucho menos superado a la presencial. En ese sentido el daño sería mucho mayor.
Los laboratorios que producen o producirán vacunas contra el virus, están ante el negocio de su vida.
El mayor tesoro, lo que no tiene precio, es la salud y es lo primero que deben cuidar sociedades. La afectación a la salud puede ser mortal. La economía, en cualquier caso, puede recuperarse o rescatarse.

Arturo Zárate Vite

 

 

Es licenciado en periodismo, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con mención honorífica. Se ha desempeñado en diversos medios, entre ellos, La Opinión (Poza Rica, Veracruz) Radio Mil, Canal 13, El Nacional, La Afición y el Universal. Más de dos décadas de experiencia, especializado en la información y análisis político. Ejerce el periodismo desde los 16 años de edad.

Premio Nacional de Transparencia otorgado por la Secretaría de la Función Pública, IFE, Consejo de la Comunicación, Consejo Ciudadano por la Transparencia e Instituto Mexicano de la Radio. Su recurso para la protección de los derechos políticos electorales del ciudadano logra tesis relevante en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con el fin de conocer los sueldos de los dirigentes nacionales de los partidos.

Además, ha sido asesor de la Dirección General del Canal Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y Coordinador General de Comunicación y Proyectos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Es autor del libro ¿Por qué se enredó la elección de 2006, editado por Miguel Ángel Porrúa.